¿Más desorden.. más creatividad?

Te resultan familiares las palabras “ORDENA TU CUARTO” “ESTO ESTA HECHO UN CHIQUERO” “SI NO ORDENAS NO HAY FIESTA”

A partir de este momento te garantizo que para ti esas palabras tendrán un significado diferente.

A los ojos de muchas personas, incluyendo nuestros padres o la misma sociedad, el desorden en nuestro hogar, dormitorio y centro laboral siempre es visto como un reflejo de un mal hábito de orden, dejando por sentado una idea subjetiva de que la persona a la que pertenece dicho espacio carece de una correcta educación.

Social e históricamente, el orden es característica de una persona prolija y cercana al éxito. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Missouri en los Estados Unidos que ha sido publicado en la revista científica Psychological Science, menciona que el desorden tiene cualidades muy interesantes como la de potenciar la creatividad. “A más desorden mayor creatividad” y es debido a un mayor desapego a la disciplina y a las normas que inspiran los entornos ordenados.

¿Has notado que a veces tus pensamiento y acciones son un poco distintas de acuerdo al lugar donde estudias y trabajas?

ordenvsdesorden

El estudio se basó en 3 experimientos sobre métodos de trabajo y organización de los estudiantes universitarios.

En el primero, se les pidió a un primer grupo de estudiantes llenar un cuestionario en un ambiente desordenado mientras que al 2do grupo se les pidió realizar lo mismo pero en un ambiente ordenado. Asimismo, se les ofrecía la posibilidad de realizar un donativo de caridad y elegir entre una manzana o un chocolate.

Sorprendentemente, aquellos que se encontraban en la sala ordenada, optaron por tomar la manzana y por donar más dinero a diferencia de aquellos que se encontraban en la sala desordenada. La primera hipótesis: Los espacios ordenados inspiran etica y disciplina.

En el segundo, con las mismas condiciones se les pidió a ambos grupos crear nuevos usos para unas pelotas de ping pong, y sorprendentemente el grupo de la sala desordenada consiguió nuevos usos y más creativos que los de la sala ordenada. La segunda hipótesis: El entorno ordenado y limpio inspira a mantenerse encasillado en normas y paradigmas, caso contrario con el ambiente desordenado que inspira al desapego del paradigma (Mayor creatividad al romper barreras mentales)

En el tercero, sólo se les pidió a ambos grupos que elijan complementos adicionales a su dieta. Aquellos que trabajaron en la sala ordenada, prefirieron optar por los complementos clásicos y conocidos, mientras que los integrantes del otro grupo optaron por probar nuevas alternativas.

Por otro lado, investigaciones previas han encontrado que el orden en los espacios induce a los actos benéficos y actitudes positivas (“Estas personas tienden a cuidar el medio ambiente, realizar actos de caridad y son menos propensos a cometer actos criminales”).

Bajo este esquema, la eficiencia está en el equilibrio del orden y del desorden. Contar con un equilibrio es lo adecuado, ser ordenados cuando podemos serlo y no sentirnos mal si nos desordenamos un poco.

Juguemos un poco con nuestro entorno y busquemos nuestra eficiencia.

AT

Anuncios

Publicado el septiembre 30, 2013 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: